25 de September de 2018 Rogério Minhano

Consejos para una mejor vida de huésped

Sí, vivir de hostel es una vida interesante. Hacer parte de la cultura de hostel como dueño de una propiedad es un trabajo súper seductor principalmente por estar siempre en contacto con personas diferentes y, por eso, también pasa a ser diferente. El dueño de hostel actúa diferente, se viste de manera diferente, tiene una conducta diferente. Ser dueño de hostel no es profesión, es life style. Pero quien se equivoca hallando que hostel es la casa de la abuela sólo que con más primos en la misma habitación, ciertamente lleva un baño de agua fría luego en la largada. Digo eso por experiencia propia y por haber perdido la cuenta de las burbujas en la espalda que llevé. Problemas con el personal, con huéspedes, con turnos de limpieza, con comentarios, con proveedores y por ahí va. En ciertos momentos es difícil decir lo que es placer, lo que es trabajo ya veces es aún más difícil encontrar la diversión. Otro día envié un whatsapp a una amiga que tiene albergue, pregunté cómo estaban las cosas y la respuesta fue categórica: “patada, porrada y bomba”. Y no se equivoca, detrás de aquella carita feliz de su amigo que tiene un hostel, tiene mucha energía aplicada al negocio y mucha garra para llevar en el pecho los obstáculos que todo pequeño empresario brasileño se acostumbra a llevar.

En nuestro caso, la fase de mayor aprendizaje vino poco después de la apertura. César y yo sabíamos mucho sobre cómo un hostel debería funcionar, visitamos varios hostels en São Paulo antes de abrir el Café, y también ya teníamos un equipaje como viajero que nos daba una visión clara de cuál era la vibe que íbamos a imponer a nuestros huéspedes . Pero después de que las obras terminaron y la casa empezara a funcionar, quedó claro nuestra falta de experiencia con las cosas más básicas: existencias, compras, ventas, proveedores, marketing. Sabíamos casi todo, sólo no imaginábamos que también necesitábamos ser administradores de empresa. Nuestra experiencia como administradores era la pífia y por eso no conseguimos anticipar la gran parte de los problemas. Como bien resumió Camilla: patada, porrada y bomba. Es para ese punto que quiero llamar su atención, amigo hostero.

Es allí en la administración básica que está el éxito de su gestión. ¿De qué vale tener la casa llena si usted pierde el beneficio con la falta de control en la acción? ¿Qué es más ventajoso: tener huéspedes que reservaron a través de las OTA o a través de las reservas directas? ¿El desayuno forma parte o no del coste de su reserva? Cuando se trata del hostel como business, las respuestas a estas preguntas no son sencillas y las generalizaciones son siempre perforadas. ¿Quieres que tu hostal? Basta con ser liviano con estas cuestiones. Es ingenuo el empresario que piensa mal de las OTAs y cree que puede vivir sólo de reservas directas. Esto es posible, pero para quien tiene una estrategia. También da para convivir con una pérdida de stock, siempre y cuando usted sea consciente y esté manejando el problema. Así como es posible tener un café impecable sin cargo del huésped. Todas estas son cuestiones estratégicas que impactan en el futuro de la propiedad. Es aquí donde se mezcla la visión del emprendedor y el corazón del hostero. Su hostel es su hostel y, si usted realmente quiere tener un negocio suyo, tome sus decisiones y viva con ellas.

Una característica importante de un buen programador es aprender a hackear los problemas y fue nuestra principal arma. Día tras día allí en el Café íbamos resolviendo las tretas y mejorando nuestros procesos. En el corazón de nuestra estrategia estaba el hq. ¿Debo overbooking? Mejoramos el hq. ¿Sumido el dinero de la caja? Mejoramos el hq. ¿El stock se ha cerrado y sólo tiene 3 ventas computadas? Mejoramos el hq. El hq giró nuestra tabla de salvación. Con él sacamos los problemas de un campo desconocido y trajimos a nuestra zona. Para toda falta de experiencia que teníamos en la administración básica de la empresa, compensamos con toda la dedicación y trabajo duro posible. Yo corría detrás del operativo y César calcifica los procesos a través del hqbeds. Tomando la cuerda para los dos extremos conseguimos avanzar día a día hasta aquí. Pero no somos ingenuos, sabemos que no ha terminado. Pero el proyecto sigue cada vez más firme gracias a esta estrategia. Con el tiempo fuimos entendiendo los meandros de la administración, los problemas insolubles tuvieron solución, los tiempos oscuros se quedaron en el pasado y todo, cada vez más, va entrando en los ejes. Hacking our way, baby.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × cuatro =